Esencia coagulada…

imagesCASD599Z

Y has de sentirte alguna vez, como poción coagulada en el fondo de un frasco…

Entonces tu esencia no se conoce… Y tu insípido olor no se percibe verdaderamente…

Y aquel mundo de cristal se pone de cabeza… El cielo cae a tus pies… Y flotas por los aires cual suelo firme.

Entonces lo de atrás pasa adelante… Arriba el fondo… Muy debajo de la altura…

Y te sacudes… Se entre mezcla lo que fuiste con lo que eres… Y todo cambia de color.

Entonces observas lo espeso que luce todo esta vez… El sabor no es igual.

Y ya no se trata de la diferencia abismal entre lo dulce y lo amargo… Sólo se trata de ser.

Entonces te descubres como algo nuevo… Sabiéndote tú, sintiéndote mas.

Y en la superficie te asientas… Acomodas esa parte de ti extrañamente familiar… Y te permites volver al fondo… Te otorgas la libertad de subir o bajar…

Punto de partida…

Punto de partida

En el punto de partida nuevamente… En donde todo tiene el mismo sabor de ayer… En donde se pierde el elemento sorpresa, y todo suena tan parecido…

Allí, en las penumbras de un aposento en donde habitan los fantasmas de un recuerdo que atormenta… Ya no existe tanto miedo… La soledad es una amiga mas.

Todo se cae al suelo… Recogerlo no bastará…

Seguir detrás de aquello que fuiste y de lo que ya no serás… Ni siquiera en sombras… Quedarse por tanto tiempo al lado del sendero que se hacia, mientras que de cuatro pies sólo caminaba un par…

Vencer tormentas, lidiar con el peligro de estar vivos… Superar las pruebas… Y conservar las ganas de luchar… Tanto tiempo, comparados con días… Al final, de nada valdrá.

En el punto de partida que se torna en espiral… Se deja al fin expuesta una razón y lamentarse está demás.

Complemento…

Es que sencillamente no quiero ser indispensable para ti… Solo quiero ser ese ingrediente que haga de tu vida algo mejor…

No pretendo ser la razón por la que vivas, solamente quiero que tu vida la mezcles con la mia, y hagamos de las dos, una sola para vivir…

Y es que por muchos motivos, no quiero se quien manche tu rostro con una amarga tristeza, cuando todo lo que busco es dibujar en tus labios la más ancha de las sonrisas…

No deseo encerrarte y clausurar el cielo en donde puedas volar… solo quiero estar segura de que aunque te marches, regresarás…

No quiero llenarte de regalos en una fecha especial… Solo quiero ofrecerte mi alma cada vez que veas un despertar…

Sin ser jamás el aire que respiras… Solo deseo ser uno de los pocos motivos por los que suspiras…

Se tú mi complemento, se tú ese exquisito sabor, ese condimento necesario, que a mi vida le ponga sabor.