Fuera del mar_gen…

imagesCANM8IFQ

Y había sido uno de esos días en los que sentí al globo terráqueo aplastarme, como canica gigante sobre una hormiga…

Sólo la idea del peso que tienen esas cosas que en lo adelante debo llevar a rastras… Me cansa la imaginación…

Entonces me di el lujo de suponer que era viernes… Por qué viernes? Eso ya lo respondí al principio de ésta oración.

Retrasé las agujas de mi reloj de mano, aunque nunca lo tengo presente, siempre me hago la idea de que es una pulsa… No vi cuantas horas menos tenía… Francamente no era algo que podía importarme.

Desayuné lo que siempre ceno, y tomé mi acostumbrada taza de café. Miré por un rato la tv; hasta que volví en mí y me obligué a pararme del sillón en donde había comenzado a pensar en las líneas que ahora escribo. Obviando el margen de los cuatro días.

No quise ducharme esta vez… Y peinar mi cabello jamás ha sido la mejor opción, cuando el ocio toca mi puerta con tanto ímpetu.

Me encontraba fuera de mí… No había patrones, ni reglas; y las sugerencias externas no eran bienvenidas. Sólo dejé que transcurriera mi día; y con él todo aquello que ilegalmente aún permanece en mi interior.

Anuncios

Madrugada y un contrato…

imagesCAI0Q052

Rumbo a las tres de la mañana, sigo escribiendo los versos que nunca publicaré…

Miro como la noche se hace larga, y en el umbral de esta madrugada fría, recuerdo lo que ya no es, el resto de aquello que siempre ha sido.

Bolígrafo, hoja y vino, me acompañan esta vez… Un par de versos mal rimados, frases tachadas, un nuevo papel…

En la quieta víspera de este amanecer, a mi salud vuelvo a brindar, porque nada me turba, porque nada me espanta; porque quien está lleno de todo, no tiene nada que esperar…

Las manecillas del reloj anuncian que ya son las cuatro… Y en cada minuto, en mi silencio, dedico otro adiós.

Un trago mas a mi salud, sin que brindar a solas parezca una locura… No caben juicios razonables en las cuatro paredes de mi habitación… A media luz se acortan las líneas, a media luz y sobras tú…

Camino a las cinco, y por mutuo acuerdo, la madrugada y yo firmamos un contrato… Yo no le hablo mas de tu ausencia, y ella jamás me recuerda a ti…

El tiempo y su andar…

El tiempo y su andar

Hazte amigo del tiempo, pues este es el único que en lo adelante podrá revelarte las razones de cosas que ahora carecen de sentido ante ti.

No desees volver el tiempo atrás, cada momento tuvo su tiempo… Y cada minuto del mismo cumplió su misión.

Es importante conocer el valor del tiempo mientras lo tienes presente; pues una vez que este decide partir, no escucha razones para quedarse. Tampoco te dice hacia a donde va. El tiempo se marcha sin mirar atrás.

El tiempo como caminante indetenible sólo sigue hacia adelante, no hay descanso en su andar… Arrastra todo a su paso, y no regala ni un segundo extra para explicar.

Sin importar lo que llegues a pensar, el tiempo se hace indiferente a lo que sientes… Él sólo sabe que debe continuar. Su camino es demasiado largo y detenerse no está en su plan.

Vive el tiempo que en tus manos está, el segundo que ahora vives, será el que  recordarás, al minuto de saber, que hoy era simplemente, el mañana del ayer.

Y se abrió el telón…

Telon

Ya era vieja la costumbre de llegar tarde y perderme siempre la función… Pero un buen día decidí romper la rutina de salir con el tiempo justo, y adelanté las manecillas de mi reloj para que me engañara por unas horas…

Por primera vez estuve ahí, temprano; recuerdo no haber visto a nadie, sólo la sombra de mi cuerpo reflejándose en los contornos de las paredes, que como testigos silentes, observaban mi llegada.

Era raro para mi, nunca estuve en primera fila… Porque mi falta de puntualidad apenas me dejaba ver el título de la obra, mientras lamentaba mi tardanza, desde el otro lado de la calle.

Cómodamente sentada, en aquel puesto que la vida guardó para mi… Comenzó la función y se abrió el telón… Te vi… Y fue tan real aquel momento, que a media luz la verdad pudo brillar… No eran las luces del teatro, era simple realidad.

Tanto tiempo viendo todo de lejos… Tantas funciones que por llegar tarde me perdí… Lo que imaginaba terminó por ser cierto… Y al subir el telón, pude ver aquella parte que desconocía de ti.

Tu personaje se fugó de golpe… Extraviaste el guion, y sin el, no supiste que decir… No necesité esperar para saber como era el final… Sin pensarlo me levanté, en medio de tu actuación magistral.

Se cae el telón y no había mas nada, todo mentira, todo tan falso… De pie en primera fila, pagué tu drama con un aplauso.

En primera fila…

Aquella tarde en una de nuestras tantas tertulias en aquel antiguo Café, ella me contaba que ese día, mientras  terminaba de vestirse parada frente al espejo, consultó su reloj y pudo comprobar que aun estaba a tiempo…

Con un poco de prisa salió una hora antes de lo habitual y caminando como si fuese perseguida por alguien, se dirigió hacia aquel lugar en donde siempre, era la invitada mas esperada…

Detalles del camino que no valen la pena mencionar, iban arruinando aquella costumbre de ser en toda ocasión, la que siempre llega puntual…

Me dijo que llovía y hacia mucho frio… Con paraguas en mano, siguió su rumbo sin detenerse, no podía perderse de nada esta vez…

Al fin llegó, aunque no a la hora que ella pretendía, pues aunque procuró salir a su cita de todos los días, con una hora ventaja, no contaba con las cosas que se presentarían en el camino…

Una vez en frente de aquella enorme puerta volvió a consultar su reloj, notó que era tarde… Sin más demora entró… Buscó como siempre su lugar en primera fila… Se sentó a observar las maravillosas actuaciones de todos aquellos que eran parte de su alrededor… Terminó de verla,  y al final, como es de esperarse, aplaudió…

Terminó de hablar y ni siquiera una sílaba salió de mi boca, sólo me quedé mirándola mientras de forma casi mecánica endulzaba mi café.

Iniciamos con el Café…

Y es que no hay día que no comience con una taza de café…

Ya con la taza en mano, comienzas a pensar en todo lo que tienes que hacer en esas nuevas  veinticuatro horas (24hrs.) que te ha regalado Dios…

Miras a tu alrededor y tienes tanto porque dar gracias, que muchas veces eso es lo que menos haces.

El sol aparece y te dice que la noche murió al fin, y que tú tienes la dicha de haberte dado cuenta de eso; Que eres privilegiado por saber que estas aquí y ahora, ocupando más que un espacio en la tierra, estas vivo… Haz entonces que eso valga la pena. Dedíca tu mente y tus acciones a cosas productivas…

Sé que en muchas ocasiones aún no terminas tu café y sientes que los minutos se van en un parpadear; son tantos los planes y las responsabilidades, que deseas agregarle dos o tres horas más al reloj…

El día al igual que la vida, se pasa tan rápido como un sorbo de café… No asumas las horas futuras como una enemiga que se lleva tu vida, que te roba tiempo. Enfrenta cada segundo lleno de optimismo y esfuérzate por sacar de cada momento lo mejor del mismo…

Termina tu café y dale inicio a tu vida como si recién acabaras de nacer… Lánzate al mundo y vístete de esperanza, recuerda siempre que lo que desees ver fuera, debes primero lograrlo en ti…