Publicado en Voz del alma

Sin 8 en septiembre…

imagesCAQZU64P

Y de septiembre ya no habrá día 8, seguirá normal durante todo el mes… Luego 9 y después 10…

Fotos, risas, llantos… Y ni hablar de aquellas cartas ya amarillas… Miles de te quiero, un corazón de papel. Todo quedó olvidado en los recuerdos del pasado.

Todo dicho y poco hecho… Muchas cosas y nada ya ves. Lo ves.

Día perfecto sólo será aquel en donde se nuble, llueva y salga el sol otra vez.

Todo acabó esperando colores cuando era de noche. Palabras al aire colmadas de reproches.

Un día 8 y nada será… Libreta gastada, hojas en blanco… Mucha tinta derramada… Muchas letras por plasmar.

Se esfuman ilusiones, anhelos al vapor… Se cierra una puerta, se abren caminos…

Entender o no, ya no es una opción… Llega el día 8 y todo terminó.

Sin buscar excusas, ni pedir razón, sin que exista un hasta luego disfrazado de un adiós….

Seguirá septiembre 11 y 12… Así todo el mes. Del 7 al 9 ausente el 8, y sin que se note… Ya lo ves.

No son palabras claras, tampoco nada lo estará… Llega el día 8 y trae consigo el final.

Anuncios
Publicado en Realidades

Letargo…

imagesCA741NU0

Y sólo por evitar tantas cosas… De un todo te atreves a ser nada… Por el simple hecho de no estorbar.

De muchas palabras, prefieres el silencio… Sabiendo que en éste, se encuentra todo aquello que quieres decir.

Borras el camino, vas mojando tus huellas… Para que nunca te sigan… Para que nadie te encuentre.

Y solamente para impedir algunas cosas… Optas por ceder el paso… Y así concedes la victoria. Sólo porque sabes que entre vencer o no; la diferencia que existe ya es muy poca.

Comienzas a eliminar las plegarias… No esperas nada. Mientras te preparas para recibir todo.

Y tan sólo por esas cosas, privas de visión a tus ojos… Por aquel amenazante aviso de que te quedarías sin luz.

Entonces te camuflas en las piedras… Por la pura voluntad de no sentir.

Publicado en Realidades

Olvidando lo que somos…

Somos más de lo que somos, lo que pasa es que estamos entretenidos en este mundo de metal, tratando de encontrar un alma dentro de los transeúntes que diariamente deambulan sin vida por las calles…

Hoy todo se trata de las cosas que visiblemente posees… Ya nadie se detiene a buscar el trasfondo de algo, eso es perder el tiempo, caminamos a paso doble… Llevamos mucha prisa.

Apenas abrimos los ojos y ya queremos que el día se acabe para cerrarlos otra vez… Como si de forma inconsciente odiáramos estar vivos… Y sólo quisiéramos dejar el tiempo pasar…

Nadie está conforme. Se tiene algo, pero no basta; hay que buscar más, simplemente porque vivimos en una sociedad en donde todo es comparativo…

Mientras más riquezas materiales tenga el mundo, más pobre espiritualmente será…

Asquea mirar alrededor y notar lo vacío que se va quedando el ser humano, cada vez que su principal tarea es el cúmulo de cosas vanas, para presumir ante los demás … Seguimos con este estilo y vamos dejando los trozos de nuestra  esencia, detrás de una cortina superficial de aquello que pretendemos ser… Abandonándonos  al ritmo despiadado del son que conduce al abismo, en donde caemos cuando ya es muy tarde para regresar, porque no somos ni la sombra de lo que fuimos alguna vez.

Publicado en Versos en un sorbo

Lluviosa espera…

Sentada junto al ventanal observo a la lluvia caer…  Mientras en silencio los pensamientos abandonan mi mente y me llevan todos hacia ti…

A pesar de las horas transcurridas en las que me acompaña tu ausencia, aun sigue intacto en cada palmo de mi piel, el perfume que me dejas de la tuya; y me estremezco al imaginar a tus ojos desvistiendo mis sentidos… dejando desnuda mi alma…

Suspiro por tu presencia y por tus manos traviesas recorriendo lo que soy… Cubriendo el frio que provoca la lluvia, saciando la sed que tienen mis ansias…

Continua lloviendo y no sabes lo que daría por ser una de las gotas que por tu pelo de desliza, recorriendo suavemente tu anatomía,  hasta llegar a deshacerse en los rincones más secretos de tu ser…

Me consuelo en el recuerdo de lo que fue ayer y me alienta la esperanza de que pronto vuelvas… Estarás aquí, porque eres tan real como estas palabras que ahora escribo…

La lluvia cae, salpica mi rostro y entonces sonrío por la suerte de que al irte, sé que regresarás para mi…

Se escurre la noche por mi ventana, sigue lloviendo… Aún sigo aquí… En nuestro tibio lecho, en donde siempre te espero…

Publicado en Realidades

Una mirada… Elocuencia sin palabras.

Bien dice un dicho por ahí que: “Los ojos son las ventanas del alma…”

Hurgar entre los ojos de alguien, descubrir en ellos aquello que secretamente guarda dentro de sí, es sin duda alguna un don que todas las personas poseen, pero pocos llegan a desarrollar… Hay quienes miran sin ver, asimilando la postura de aquellos que oyen sin escuchar.

Los ojos son capaces de gritar aquello que los labios han decidido callar, por una razón o circunstancia muy personal; una mirada deja en total exposición esa parte de nosotros que no estamos dispuestos a revelar voluntariamente.

La mirada es tan poderosa, que es capaz de iniciar o acabar cualquier cosa que se proponga… Y debido a su gran poder, son cada vez menos las personas que se atreven a sostener una mirada por mucho tiempo; pues saben que los ojos como cómplices indiscretos de nuestro interior, exteriorizan los sentimientos que celosamente escondemos bajo nuestro silencio.

A través de una simple mirada proyectamos nuestro auténtico  YO…

Gracias al lenguaje oral los seres humanos podemos expresarnos con mucha facilidad, empleando poco esfuerzo articulatorio; permitiendo que a su vez el uso de las palabras nos ayude a traducir aquello que razonamos, y que al mismo tiempo el mensaje llegue a quienes nos escuchan.

Pero si bien analizamos el lenguaje desde la perspectiva oral, notaremos que es una ventaja que guarda detrás un gran inconveniente; pues a diferencia de lo que una mirada puede llegar a expresar, este permite con gran facilidad dar manifiesto al engaño, la manipulación, y en algunos casos a la mala interpretación; ya que muchas veces fracasamos en el intento de querer explicar con palabras aquello que realmente queremos dejar saber.

Es profundo el camino al que nos invita una mirada…

La intensidad de una mirada nos conduce al descubrimiento de lo que una persona es por dentro… A sabiendas de que es esto, lo verdaderamente importante. Los ojos reflejan todo aquello que a veces hacemos resistencia a creer o en su defecto, a decir.

La real belleza de una mirada no radica en el color del iris, si no, en la sinceridad y pureza que la misma puede llegar a transmitir.

Detenerse a mirar siendo mirados, es conversar con el alma desnuda… Un cruce de miradas silentes pero con la elocuencia de mil palabras juntas, dan por resultado la conjugación de un verbo claro, preciso y transparente. Permitirse hablar con los ojos es el principio y fin de todo aquello que el alma deja salir; es sin duda alguna la culminación de la búsqueda de la veracidad, que detona sin la necesidad de una palabra, la omisión de aquello que sentimos, que somos, que fuimos y lo que podríamos llegar a ser…

Publicado en Trivialidad

Oh! Tecnología…

Para alguien como yo, a la que antes le bastaba solamente un poquito de hoja en blanco y un bolígrafo con mucha tinta, plasmar lo que pienso a través de este extraño artefacto compuesto por un monitor y un teclado, se ha convertido en toda una odisea… Si, así resumo en una sola palabra lo que ha significado para mi todo esto llamado tecnología.

Era sencillo en mi ayer, cuando coleccionaba cuadernos llenos de todo aquello que me llegaba a la mente… Realmente no había libreta alguna que quedara ilesa de mis ocurrentes líricas…

Para ese entonces las correcciones gramaticales dependían solo de mi, y no contaba con un Word que me señalara los posibles deslices que iba teniendo al momento de dibujar con palabras aquello que sentía o pensara respecto a cualquier cosa que estuviese intranquilizando a mi mente y corazón.  

Con laptop en mano pensaba… Y si tengo una idea de repente y no me encuentro en frente de este aparato que vino a usurpar el lugar de mi cuaderno?  Fue entonces cuando la tecnología, en su insistente conquista hacia mi, trajo consigo otro aparatito mas portátil aun, y bastante útil llamado celular… El cual no solo usas para hablar con aquellos que no están en tu presencia, sino, que a través de ellos puedes mantenerte al corriente de todo lo que ocurre en el mundo, vía internet. La famosa tecnología me mostró de igual forma que en estos aparatitos también puedo escribir todo lo que se me antoje, que no solo puedo guardar una idea, sino,que puedo tambien desarrollarla a su máxima expresión y compartirla con el mundo entero… Entonces no tuve otra opción que aceptar los galanteos de ella, y rendirme ante su voluntad…

Cabe hacer mención que escribir es para mi uno de los placeres que mas disfruto en mi vida; Es verdaderamente maravilloso poder expresar lo que siento  y lo que quiero que otros sepan, a través de la unión de palabras que componen las oraciones, y que dan por resultado un conjunto de párrafos empapados de la esencia que llevo dentro de mi…

Concluyo entonces que pasar del papel a la pantalla, y del bolígrafo al teclado, es algo de lo que aun no me recupero, pues debo confesar que aun sigo siendo fiel a los indesifrables trazos de mi letra en una hoja…

Publicado en Realidades

Nunca llegamos…

Pasó el tiempo y fuimos como dos deconocidos que se van dejando atrás… Muchas palabras, muchas promesas; Ilusiones que flotaban y caricias que morían como noche en víspera de amanecer…

Muchas ideas, muchos planes, una cita fallida en un presente que estalló… Y así pasó que entonces te fuí pidiendo… Tú fuiste callando… Seguías exigiendo, mientras yo seguía aceptando. Modificamos tanto al amor, que un día lo llegamos a asfixiar, le cortamos las alas, mientras le pedíamos volar… Así de sencillo como quien construye una casa, y fábrica un espacio; Fuimos quitando las piezas que formaban la base… Quedó todo tan al aire, que al momento de caer, nada pudimos hacer… Sólo resignarnos a ver.

Esperando que aparecieras no me presenté… Mientras tú por otro lado, anhelando que me presentara, jamás llegaste…

Nos dejamos esperando, nos ausentamos esta vez… Por miedo al otro, por no sufrir, por temor al futuro, por cobardía a vivir, por ignorar el después, por callarnos esta vez, por el orgullo que nos arropa, por negarnos ver el amanecer, que llega siempre detrás de una larga noche rota…