Pequeñas cosas…

imagesCAOWHWGD

Gastamos los días en la espera de realizar algo grandioso, y mientras pasa el tiempo, vamos pasando por alto las pequeñas cosas que van marcando nuestro destino; ya sea con acontecimientos hermosos, que llenan de luz el alma, así como aquellas que sólo ocurren para que acumulemos un determinado aprendizaje, en nuestro andar.

Enumerar esas pequeñas cosas que te agrandan la vida, sería algo interminable… Ya que un sin fin de pequeñeces, logran magnificar de forma casi permanente el sentir de alguien.

Un pequeño esfuerzo continuo en la búsqueda de la realización de algún proyecto, te puede llevar al éxito… Un pequeño gesto, puede alentar a alguien, elevar su animo y mejorar el ambiente… Un pequeño abrazo en el momento oportuno, le puede llegar a salvar la vida a una persona… De igual forma una pequeña palabra, puede devolverle la esperanza.

Entonces recordemos que el vehículo que nos conduce a la grandeza del espíritu, son las pequeñas cosas que van pasando en nuestras vidas, esperando a que algo grande suceda, mientras el tiempo pasa.

picture1_thumb[1]

Establecer prioridades…

imagesCA4AIKM8

Y la vida… Con sus altas, bajas, alegrías, tristezas, victorias y fracasos… Sigue adelante, y nunca se detiene; sin embargo hay momentos que nos obligan a hacer una pequeña pausa en la misma, sólo para que podamos poner en orden algunas cosas que no marchan conforme a lo que realmente queremos.

Contínuamente solemos llamar lecciones a todos los momentos “malos” de los cuales hemos sacado algún aprendizaje en nuestras vidas. Y a la medida en que vamos enfrentando estos tipos de situaciones, descubrimos cuales son las verdaderas prioridades de la existencia misma.

Y decir prioridad, es sólo un término en donde se resumen las cosas importantes o que representan algún tipo de urgencia en nuestro vivir. Por tanto es muy saludable llegar a conocer cuales son las cosas que verdaderamente merecen ser incluidas en este renglón.

Generalmente cuando nos toca nombrar las prioridades de nuestras vidas, comenzamos por colocar los nombres de aquellos que significan algo especial para nosotros; luego continuamos con los sueños, proyectos, y un sin número de cosas materiales. Es frustrante tener que atravesar por momentos desafortunados, para entender que las personas no siempre se quedan, que los sueños se quiebran, y que lo material no llena. Luego compruebas que empezaste mal, y que la palabra “Yo´”, es la que debe encabezar tu lista de prioridades.

Cuando logras vivir de acuerdo a tus prioridades, notas que hay muchas cosas innecesarias que consumen tu valioso tiempo; las eliminas, y en tu nueva hoja en blanco comienzas a plasmar lo que de verdad vale la pena. Aprendes a ser firme y dices NO, sólo para decir Si a lo realmente importante. Entonces vas descubriendo el secreto de la felicidad.

             picture1_thumb[1]

Buscando una razón…

imagesCALJ4WF6

Y es que el problema no es encontrar una razón, porque razones siempre hay de más…

Insistentemente vivimos deseando que llueva si el día esta muy soleado… Sólo por el hecho de que sentimos calor… En cambio si llueve añoramos que salga el sol.

Y es que siempre es así; sin importar cómo, sin importar qué… Buscamos siempre una razón para amarrarnos a la vida o para desprendernos de ella. Y mientras buscamos motivos, el tiempo pasa, la vida sigue y terminamos encontrando lo perdidos que estamos.

Nunca estamos conformes… Contemplamos con admiración la belleza del mar, pero nos aterra la idea de entrar al agua.

Nos miramos al espejo y notamos que no nos estamos haciendo mas jóvenes… Que hace apenas un segundo el hoy pasó a ser parte del ayer, y que todo lo que tenemos se llama AHORA… Entonces dejamos de buscar la razón, y los motivos van perdiendo valor… Porque sólo queremos vivir.

picture1_thumb[1]