Y volver a volar…

imagesCA3QA0VS

Y volviste a tropezar…?

Te caíste nuevamente…?

A mitad del vuelo, comenzó a llover…?

Que mas da! El mundo sigue igual… No se detiene a esperar que te levantes, sacudas tus piernas y sigas adelante…

Por eso, por todo, aunque tus alas se hayan roto en medio de la travesía; cúrate, busca dentro de ti la fuerza que te ayudará a subir, y en esta ocasion, cada vez mas alto.

Caer de golpe, sentir la tierra, no es tan malo como pudiese sonar… Saborear el intento de volver a volar, escapar de tu cuerpo y transmutar a los lugares mas recónditos del mundo… Imposible? Nunca.

Detenerte sin jamás parar… Saber que puedes llegar mas lejos… Saber que de ti aun mucho queda… Rotas o no, son tus alas, y te pertenecen sólo a ti…

Seamos como la mariposa que vuelve a ser oruga… Cosiendo sus alas, sanando heridas… Pero siempre dispuesta a volar.

Anuncios

Silencio, lágrimas y un café…

untitled

Salimos con prisa de la vieja estación de tren… La lluvia nos perseguía como si de algún modo intentara alcanzarnos.
Cruzamos la calle y nos acomodamos en la mesita redonda, que se encontraba en la esquina de aquel antiguo Café.

Empapadas completamente ordenamos nuestras acostumbradas tazas de café… Mientras esperabamos, ella rompió a llorar, sin importar que su maquillaje se corriera en frente de todos.

No quise preguntar, porque sinceramente sería redundar… las razones no me eran desconocidas… Ambas sabiamos que en ese momento, el silencio era lo mejor.

Llegó el café; y entre sorbos mirábamos la lluvia caer…

Quebré el silencio al decirle que todo estaría bien… Ella me miró fijamente y respondió con un “lo sé”.

No dije una silaba mas, y me limité a mirarla llorar mientras se enfriaba su café…

En medio de sollozos, y con palabras entre cortadas me dijo: Sé que sabes lo mal que me siento, sé que conoces cómo duele una herida; pero es difícil que sepas exactamente lo que pasa conmigo por dentro… En realidad nadie lo sabe; y muchas veces hasta yo misma lo ignoro.

Asentí con mi cabeza, y no agregué nada mas… Dejé que fuese su boca la que hablara, pues sabía que mi papel era escuchar, los gritos de un alma que no puede mas… Junto a ella lloré yo también.

Ceder…

imagesCAUDFH6V

Muchas veces es necesario ceder y dejar abierta esa puerta que con tanto empeño manteníamos cerrada… Abrirla de par en par, no sólo para que salgan aquellas cosas que adentro se encontraban… Sino, para dar paso a esa parte de nosotros mismos, que alguna vez dejamos afuera…

Invertir emociones, tiempo y esfuerzos en intentar buscarle sentido a las cosas imprevistas de la vida… Muchas veces se vuelve tan inútil, como querer saber cual es la cantidad de sal que posee el mar…

Soltar, caer exhaustos en los tiernos brazos de la tranquilidad… Sabiendo que todo lo hicimos… Que fuimos guerreros heridos al pie de una lucha… Que aun sangrando continuaba en batalla, por la simple terquedad de no darse por vencido.

Reconocer que es tiempo de recoger las armas… Quitarse el escudo, dejar al aire libre la herida; marcharse convencido de no poder seguir mas…. En medio de la guerra que nunca termina.