Pequeñas cosas…

imagesCAOWHWGD

Gastamos los días en la espera de realizar algo grandioso, y mientras pasa el tiempo, vamos pasando por alto las pequeñas cosas que van marcando nuestro destino; ya sea con acontecimientos hermosos, que llenan de luz el alma, así como aquellas que sólo ocurren para que acumulemos un determinado aprendizaje, en nuestro andar.

Enumerar esas pequeñas cosas que te agrandan la vida, sería algo interminable… Ya que un sin fin de pequeñeces, logran magnificar de forma casi permanente el sentir de alguien.

Un pequeño esfuerzo continuo en la búsqueda de la realización de algún proyecto, te puede llevar al éxito… Un pequeño gesto, puede alentar a alguien, elevar su animo y mejorar el ambiente… Un pequeño abrazo en el momento oportuno, le puede llegar a salvar la vida a una persona… De igual forma una pequeña palabra, puede devolverle la esperanza.

Entonces recordemos que el vehículo que nos conduce a la grandeza del espíritu, son las pequeñas cosas que van pasando en nuestras vidas, esperando a que algo grande suceda, mientras el tiempo pasa.

picture1_thumb[1]

Ceder…

imagesCAUDFH6V

Muchas veces es necesario ceder y dejar abierta esa puerta que con tanto empeño manteníamos cerrada… Abrirla de par en par, no sólo para que salgan aquellas cosas que adentro se encontraban… Sino, para dar paso a esa parte de nosotros mismos, que alguna vez dejamos afuera…

Invertir emociones, tiempo y esfuerzos en intentar buscarle sentido a las cosas imprevistas de la vida… Muchas veces se vuelve tan inútil, como querer saber cual es la cantidad de sal que posee el mar…

Soltar, caer exhaustos en los tiernos brazos de la tranquilidad… Sabiendo que todo lo hicimos… Que fuimos guerreros heridos al pie de una lucha… Que aun sangrando continuaba en batalla, por la simple terquedad de no darse por vencido.

Reconocer que es tiempo de recoger las armas… Quitarse el escudo, dejar al aire libre la herida; marcharse convencido de no poder seguir mas…. En medio de la guerra que nunca termina.

Lo que vale… Cuesta.

Aun existen personas que permanecen encerradas en la idea de creer que todo aquello que anhelan, llegará  fácilmente; y que sólo bastará desearlo para que esto se encuentre en sus manos sin hacer el más mínimo esfuerzo por ello.

Se confían en la suerte, y en vivir con la filosofía de que todo llega algún día, sin notar que este estilo de vida, simplemente los convierte en seres inútiles e incapaces, ocupando un lugar en el mundo para ser una cifra mas del censo.

Lo fácil dura poco y sin sacrificios no hay victoria; por ello debemos aprender a luchar por las cosas que queremos, a sabiendas de que nadie nos dijo que sería sencillo de conseguir, al igual que tampoco se nos ha comprobado que sea imposible de alcanzar.

Queremos tener una buena carrera, respaldada por un titulo…? Estudiemos. Queremos ser los mejores en nuestras áreas laborales…? Destaquémonos. Queremos gozar de una buena salud…? Cuidémonos.

Así de simple. Querer algo siempre conllevará algún tipo de esfuerzo de nuestra parte, sin importar la dimensión del mismo. Algo deseamos, entonces algo deberemos dar a cambio, porque las grandes realizaciones de la vida no son más que el resultado del trueque que existe entre la añoranza y el empeño.

No podemos permitirnos quedarnos como niños a esperar que los deseos fabricados en nuestras mentes tras ver una estrella fugaz (Que no es realmente una estrella) se cumplan así no más, sólo porque nos tocó la suerte y lo hemos orado con mucha fe para que así sea.

En todo aquello que queremos ver materializarse siempre habrá un gran esfuerzo detrás.

No podemos pretender construir caminos, sin disponernos a caminar. Si no sacamos a flote a ese guerrero que cada uno de nosotros lleva por dentro, entonces seremos incapaces de librar nuestras propias batallas.

Definamos con madurez y de forma precisa cuales son los objetivos, y ver dentro de los mismos lo que realmente nos hemos trazado en la vida. Luchemos hasta conseguirlos, y cuando al fin lo hayamos logrado, sigamos esforzándonos para mantenerlos.

Tengamos presente que:

“Si deseamos algo debemos visualizarlo, trabajar por conseguirlo, para cuando lo hayamos alcanzado nos pertenezca por siempre…”

Morir es parte de la vida…

Me levanté a la hora acostumbrada….

Comencé mentalmente a organizar mi día, mientras iba preparando todo para despedirlos a ellos… A ella fué a la que primero le dije hasta luego con una sonrisa y un Dios te bendiga; Luego llegó ese momentito en el que nos quedamos él y yo, a solas; Fué entonces cuando en una breve conversación él me miró y dijo: La muerte es parte de la vida. Lo sencundé sin dudarlo, aunque francamente nunca me había atrevido a relacionar esas dos cosas, que para mi y para muchos, son tan distintas, y desde una óptica lógica, nada tienen en común, supuestamente…

Generalmente los seres humanos acostumbramos a ir por el mundo creyendonos eternos; Contando con la fantástica idea de que la vida es larga, y cualquier cosa puede esperar… En verdad, entendemos que algo como perdonar, amar, ayudar, son cosas que tienen su momento y que sin prisa alguna un día se pueden hacer… Mas, aún desconociendo cuando llegará ese día, no nos preocupamos en lo más mínimo por realizar un esfuerzo para que esto no sea así. Porque queremos ingnorar dentro de nosotros, que un día nos volveremos parte del polvo que cubre la tierra…

Lamentablemente nos acordamos de la muerte cuando le llega a alguien cercano; Entonces, es cuando sentimos miedo, culpa, tristeza… Es justo ese, el único momento en el que nos damos cuenta que estamos de paso, que esta vida física es muy efímera, y que en cualquier momento nos puede tocar a nosotros el descanso eterno… Entonces sólo de este modo, nos sacudimos y eludimos todas esas vanas ideas de dejar las cosas para después. Queremos de repente borrar una herida, demostrar el amor, y hasta dar un perdón o pedirlo si este fuere el caso… Pero… Y si ese alguien ya no está….? Es que no nos detenemos a pensar… Qué pasaría si ya no tienes tiempo….? No nos llega a la mente analizar… Y si eres tú el que esta vez dices “Adios” para siempre….?

La vida es hermosa, para mi es como un regalo que te otorgan sólo porque si… No vivamos pretendiendo que tendremos más días por delante… Asumamos que cada minuto que se le resta a nuestras vidas, es uno que se le va sumando a nuestra muerte… No seamos egoísta con ella, brindemos lo mejor de nosotros… Afloremos las cosas bellas que poseemos y vivamos como si hoy fuera nuestro último día…