Publicado en Inspiraciones

Madre…

10362312-retrato-de-la-madre-esperando-ansiosamente-para-abrazar-a-su-hija-en-la-playa

Es inmenso el amor que un hijo siente por su madre… Pero no alcanza la magnitud con la que una madre puede llegar amar a un hijo.

Llevo grabados en mi mente, los tantos momentos cuando te sentía acercarte a mi mientras dormía, sólo para cubrirme con otra manta, porque quizás sospechabas que tenía frio.

No imaginas cuanto te amo…

No olvido cuando al caer, con mis rodillas raspadas, corría hacia tus brazos, buscando ese refugio, ese alivio que sólo me daban tus suaves manos, curando mis heridas, haciéndome reír de nuevo.

Recuerdo que todas las mañanas me regalabas tus miradas, tus sonrisas… Y ese buenos días, que colmaba de bendición mi vida.

No imaginas cuanto te amo…

Por eso hoy, sigues siendo ese manantial de paz al que siempre acudo cuando mi alma tiene sed… Me ayudas, me escuchas y tienes siempre las palabras exactas en tus labios; esas que necesito oír para calmar mis penas, para seguir adelante.

Eres brisa de verano, cuando el frio del miedo congela mis huesos… Y anticipas primaveras, cuando el otoño ha secado mi jardín…

Conoces mis fuerzas, mis debilidades… Y me amas como soy.

Necesito ese abrazo tuyo de ayer, de hoy y siempre… Eres mi sostén, mi valor, fuente de inagotable amor y esa luz al final del túnel.

Por eso, por todo… No imaginas cuanto te amo…

H.M.

Publicado en Voz del alma

Nocivo…

imagesCAWRGIXI

Con toda la serenidad que siempre me ha caracterizado le dije: No eres la única que tiene sus dudas… Y también sé que te sobran motivos para sentirlas…

Pero resulta que…

Esta vez no es lo mismo; y estoy tan segura de ello, que me atrevo a apostar la vida, en caso de que mis palabras contradigan mis actos.

Es cierto que muchas veces cerré la presa para que el torrente de agua no acabara con todo a su paso; pero luego descubrí que del agua estancada, no se puede esperar otra cosa que no sea veneno…

Luego de analizar los posibles daños que esto ocasionaría, comprobé que por retener el agua, los arboles alrededor se morían porque sus raíces se ahogaban en la excesiva humedad…

Pude haber optado por otras alternativas… Quizás esas mismas que utilizaba en el pasado; ampliar los drenajes, y probablemente hasta dragar un poco más… Pero que hubiese obtenido sino más de lo mismo… Eso ya no valía la pena.

Aunque adoraba lo caudaloso que se veía mi rio, entendí que no era lo más idóneo por el momento… Pues irse a la guerra en contra de la corriente, es una lucha cuyo fin siempre será perder… En aguas que simplemente sólo hay que dejarlas correr.

Publicado en Voz del alma

En trance…

imagesCA2G8P9X

Ciertamente son muchas las cosas que se aprenden en soledad…

Si estás perdido, consigues tener el tiempo suficiente para encontrarte con esa parte de ti que se había extraviado, y puedes a su vez, lograr fundir en un sólo ser aquello que fuiste, lo que eres, lo que nunca volverás a ser, y lo que siempre serás… Porque solamente en ésta reconciliación es en donde radica la gran sabiduría de ser, no ser, y seguir siendo.

Puede sonar todo como un trabalenguas, e incluso puede que esto se llegue a confundir, y probablemente ni siquiera se alcance a comprender… Pero que más da, la vida sigue igual, y es un regalo unipersonal…

Como la vida es propiedad exclusiva de cada ser humano, se puede llegar a hacer de la misma todo aquello que se nos plazca; porque sólo nos pertenece a nosotros. Pero como en todo cuento de hadas, también existen esos pequeños detalles que hacen de lo simple, algo un poquito complejo, por así decirlo. Y es que siempre, aunque estemos conscientes de que cada quien tiene su propia vida, no nos basta, y buscamos con quien compartir la nuestra… Nos sembramos, anclamos raíces, echamos frutos, florecemos en cada primavera y somos testigos del duro golpe que sufre una hoja, cuando el otoño se encarga de aventarla contra el suelo.

Entonces… Y sólo por esos diminutos detalles, caemos en la más real de todas las conclusiones, y es que: Con cualquier decisión u actitud podemos llevarnos el mundo por delante, porque se trata de nuestra vida; pero jamás lograremos con eso, arrastrar a todos a nuestro mundo, ni siquiera porque se trate de nuestra vida.