Oh! Tecnología…

Para alguien como yo, a la que antes le bastaba solamente un poquito de hoja en blanco y un bolígrafo con mucha tinta, plasmar lo que pienso a través de este extraño artefacto compuesto por un monitor y un teclado, se ha convertido en toda una odisea… Si, así resumo en una sola palabra lo que ha significado para mi todo esto llamado tecnología.

Era sencillo en mi ayer, cuando coleccionaba cuadernos llenos de todo aquello que me llegaba a la mente… Realmente no había libreta alguna que quedara ilesa de mis ocurrentes líricas…

Para ese entonces las correcciones gramaticales dependían solo de mi, y no contaba con un Word que me señalara los posibles deslices que iba teniendo al momento de dibujar con palabras aquello que sentía o pensara respecto a cualquier cosa que estuviese intranquilizando a mi mente y corazón.  

Con laptop en mano pensaba… Y si tengo una idea de repente y no me encuentro en frente de este aparato que vino a usurpar el lugar de mi cuaderno?  Fue entonces cuando la tecnología, en su insistente conquista hacia mi, trajo consigo otro aparatito mas portátil aun, y bastante útil llamado celular… El cual no solo usas para hablar con aquellos que no están en tu presencia, sino, que a través de ellos puedes mantenerte al corriente de todo lo que ocurre en el mundo, vía internet. La famosa tecnología me mostró de igual forma que en estos aparatitos también puedo escribir todo lo que se me antoje, que no solo puedo guardar una idea, sino,que puedo tambien desarrollarla a su máxima expresión y compartirla con el mundo entero… Entonces no tuve otra opción que aceptar los galanteos de ella, y rendirme ante su voluntad…

Cabe hacer mención que escribir es para mi uno de los placeres que mas disfruto en mi vida; Es verdaderamente maravilloso poder expresar lo que siento  y lo que quiero que otros sepan, a través de la unión de palabras que componen las oraciones, y que dan por resultado un conjunto de párrafos empapados de la esencia que llevo dentro de mi…

Concluyo entonces que pasar del papel a la pantalla, y del bolígrafo al teclado, es algo de lo que aun no me recupero, pues debo confesar que aun sigo siendo fiel a los indesifrables trazos de mi letra en una hoja…

El amor y el Café… No se cuelan solo.

Generalmente muchos de nosotros pensamos que el amor es algo simple; Amar es fácil… Que sólo necesitamos de alguien a quien amar, y sobre todo que nos ame.

Nos pasamos la vida pregonando que el amor llega cuando menos esperas, dando por sentado que el hecho de que llegue o no el amor, es responsabilidad del mundo, de la vida, de las demás personas, en fin del sistema en que vivimos.  

Leí un artículo recientemente en donde explica de forma detallada, como las personas se preparan con tanto empeño para algunos proyectos que desean ver materializados en sus vidas… Por ejemplo: Cuando alguien aspira a ser el mejor pianista, entonces se preocupa por estudiar y practicar las notas, sinfonías y acordes, siendo cada vez mas aplicado… Cuando desea un mejor puesto en su área laboral, se esfuerza por aprender cosas nuevas, por incrementar sus estudios y reforzar sus experiencias… Entonces…? Por qué no nos preparamos de igual forma para el amor…?

Tener la idea de que para lograr un amor pleno, sólo necesitas a alguien por el cual sentir amor, y que de este mismo modo ese alguien te corresponda; Es creer que puedes ser el mejor pianista, sin antes haber trabajado para que así fuese… Es como pensar que tocarás maravillosamente, siempre y cuando tengas entres tus dedos el mejor piano del mundo…

Debemos tener presente que el amor, más que un sentimiento es cuestión de actitud interior…

Desde pequeños nos acostumbramos a esperar las cosas por las que realmente debemos luchar… Esperamos la tranquilidad, la felicidad, la paz, y el nombrado amor… Es increíble ver como nos vamos quedando rezagados en el descubrimiento de tales emociones… Solo porque desde nuestra óptica las mismas son metas y no trayectos…

Hay que tener presente que el amor como una buena taza de café colado, no se hace sola… Y si queremos compartirla, y a la vez recibir el mismo gesto por parte de los demás, entonces debemos trabajar duramente en cultivar los mejores granos de café que llevemos dentro…

Si no te embelleces por dentro y no te preocupas por hacer que en tu espíritu exista la mejor siembra de café… Entonces no esperes buena cosecha… 

Aprendamos a no juzgar nuestro exterior y con ello el mundo que existe fuera de nosotros…

Saquemos de nosotros las más exquisitas semillas y colemos el mejor café… Solo así lograremos encontrar y mantener, quien comparta una taza con nosotros; Haciendo que de esta forma cada momento se convierta, en la más estupenda velada de nuestras vidas…

Amiga… A distancia de un café.

Dicen que la distancia es el olvido…. tarala tarala la la la… Así dice una cancion… Compruebo que No.

Hace tanto que nos separamos físicamente, y la vida nos fue llevando a distintos lugares; Circustancias del camino nos hicieron transitar por senderos tan diferentes, pero a su vez, tan parecidos…

Los tropiezos y las caídas, nos fueron acercando nuevamente, y el día que menos pensamos, ahí estabamos, compartiendo una taza de café, y a su vez, compartiendo también tantas historias, antiguas, recientes y otras casi olvidadas…

El tiempo parece no haber pasado dentro de nosotras… Y entendemos que el verdadero sentimiento aun existe, que esta latente y que nunca se fué…

Hoy entre alegrias, planes, penas y glorias, estamos cerca… Para llorar, para reir, para compartir la tan pesada carga que representa la vida, y para saber que aún contamos con el poder que tenemos cuando sabemos que una existe para la otra….

S.A.