Publicado en Inspiraciones

Madre…

10362312-retrato-de-la-madre-esperando-ansiosamente-para-abrazar-a-su-hija-en-la-playa

Es inmenso el amor que un hijo siente por su madre… Pero no alcanza la magnitud con la que una madre puede llegar amar a un hijo.

Llevo grabados en mi mente, los tantos momentos cuando te sentía acercarte a mi mientras dormía, sólo para cubrirme con otra manta, porque quizás sospechabas que tenía frio.

No imaginas cuanto te amo…

No olvido cuando al caer, con mis rodillas raspadas, corría hacia tus brazos, buscando ese refugio, ese alivio que sólo me daban tus suaves manos, curando mis heridas, haciéndome reír de nuevo.

Recuerdo que todas las mañanas me regalabas tus miradas, tus sonrisas… Y ese buenos días, que colmaba de bendición mi vida.

No imaginas cuanto te amo…

Por eso hoy, sigues siendo ese manantial de paz al que siempre acudo cuando mi alma tiene sed… Me ayudas, me escuchas y tienes siempre las palabras exactas en tus labios; esas que necesito oír para calmar mis penas, para seguir adelante.

Eres brisa de verano, cuando el frio del miedo congela mis huesos… Y anticipas primaveras, cuando el otoño ha secado mi jardín…

Conoces mis fuerzas, mis debilidades… Y me amas como soy.

Necesito ese abrazo tuyo de ayer, de hoy y siempre… Eres mi sostén, mi valor, fuente de inagotable amor y esa luz al final del túnel.

Por eso, por todo… No imaginas cuanto te amo…

H.M.

Anuncios
Publicado en Versos en un sorbo

Y si el amor…

Sorbo

Y tan sólo por sospechar que el amor pudiera llegar, a solas ensayo mil formas de besar…

Creo un atardecer en plena madrugada, y conjugo en todos los tiempos el verbo amar…

Y tan sólo si es que llegara el amor… Tomo prestado el sol del campo, para hacer cálido cada abrazo.

Si es que de repente llegara el amor… Le sumo un viernes a cada semana, y tejo caricias entre mis sabanas.

De la pradera absorbo el verdor… Y la más bella estrofa a cada canción de amor.

Pero sólo si llegara el amor… Acumulo amaneceres al filo de la aurora… Y en cada gota de rocio humedezco la intensión de un beso tibio.

Y sólo si el amor llegara…  Abro puertas y ventanas… Le robo un rayito a la luna y dejo encendida la ruta que lleva a mi alma.

Publicado en Trivialidad

Y fue el destino…

untitled

Todo comenzó aquel día… Ella salió apresurada, con el sol tostando sus mejillas… Era casi medio día, cuando el destino impaciente le preparaba la siguiente jugada.

Todo ocurrió de repente… No hubo tiempo para reaccionar. El corazón parecía querer salir del pecho. Una especie de miedo rondaba por su cuerpo. Lo que ocurriría después, era inevitable.

Y allí estaba él, como león que observa a su presa… Cauteloso, paciente y ansioso… Así como tierra árida implorando a la lluvia caer.

Bastaron sólo unos minutos… Todo cambió. A partir de ahí nada fue lo mismo. Un hola, un nombre, un rumbo, una despedida… Una llamada repentina a las 3 de la tarde, un riesgo, un paso más… Se confabularon sol y playa para dejarse llevar como olas en el mar.

Y fue así como hicieron el camino que hoy recorren juntos… Comprobando en cada paso que lo mejor aún está por venir. Que en este punto mirar hacía atrás sólo sirve para darse cuenta de lo lejos que han podido llegar, y que vale la pena seguir adelante.

J y S

Publicado en Inspiraciones

Y todo se aclara…

imagesCAPLI44X

Nos llegamos a sentir claros cuando de repente notamos que, todo aquello que en algún momento despertó en nosotros algo parecido al odio; todo lo que hizo que naciera el amor; todo eso que no salió como queríamos; toda esa gente que nos hicieron felices, aquellas que nos decepcionaron… Son justamente las cosas que nos han puesto en el lugar que ocupamos en el día de hoy… Y sólo por estar en éste día, somos más que bendecidos.

Entonces descubrimos que escapar no es la solución, ni siquiera es una buena alternativa… Entendemos que debemos quedarnos, dar la cara al presente y saber que todo lo nuevo (personas, cosas y momentos) sólo lo será por un momento… Que todo y todos pasan.

Llegamos al punto en donde todo luce como una moneda, que siempre tiene dos lados… Y estará en nosotros mismos, saber cual queremos asumir.

Calamos en nuestro interior y comprendemos que lo que sentimos sólo nos afecta a nosotros mismos… Pero lo que hacemos, acaba impactando todo a nuestro alrededor. Que la amistad es una fraternidad eterna; y que el amor es una amistad en llamas.

Nos aclaramos cuando descubrimos que la vida normalmente está llena de matices grises, y que si vivimos insistiendo entre blanco o negro, siempre vamos a ser infelices… Que de una forma u otra siempre estaremos con quienes amamos… Que debemos elegir el camino, antes de que éste nos elija a nosotros …Y que finalmente, vivir es sólo un viaje que comienza en nuestro corazón.

Publicado en Versos en un sorbo

Dos enamorados…

imagesCAOMP170

Te tomo en mi café de las mañanas… Y te idealizo en esta mesa, mientras desligo al presente de todo esto.

Aún no alcanzo a probar el primer sorbo, cuando ya el humo comienza a hablarme de ti.

Te imagino tal y como eras en el último invierno… Cuando todo el calor que necesitaba, lo encontraba entre tus brazos… Entonces era fácil contemplar la lluvia junto a ti.

Y vuelvo a verte correr por el verde pasto… Salpicando de alegría todo a tu alrededor… Ahí, luces tan feliz.

Sonrío… Me complazco con otro sorbo y te dedico esa canción que está sonando en la radio.

Se termina mi café y recuerdo lo que fuimos… Tú y yo… Tan sólo eso que fuimos, dos enamorados, pero del amor.

Publicado en Inspiraciones

A orillas de la indecisión…

imagesCACWY9A1

Y vuelves a estar a la orilla del rio que ayer cruzaste… La diferencia en esta ocasión, es simplemente saber, que ya no puedes ensayar su profundidad con ambos pies.

Si el agua está fría… Si la corriente cesó… Saber si en su fondo hay peces, saber si están vivos o no.

No basta quedarte parado, adivinando lo que vendrá; si es que quieres llegar al otro lado, debes arriesgarte a nadar…

Cruzar e ir mas allá; buscando lo que de lejos divisas, queriendo aquello que no posees… Un sueño, paz, y al fin la tranquilidad, de saber lo alto que puedes llegar…

Y no sólo por decir que pasaste al otro lado… Debes disfrutar el trayecto que vas construyendo al nadar… Sentir la sensación del que navega con sus propios brazos, haciendo un alto apenas para descansar…

Y esperar siempre lo mejor, mientras te preparas para lo peor… No es pesimismo, se llama precaución… Es un poco de egoísmo, es una pequeña muestra de amor… De ese que se siente de uno para sí mismo, de ese que no se brinda.