Sin 8 en septiembre…

imagesCAQZU64P

Y de septiembre ya no habrá día 8, seguirá normal durante todo el mes… Luego 9 y después 10…

Fotos, risas, llantos… Y ni hablar de aquellas cartas ya amarillas… Miles de te quiero, un corazón de papel. Todo quedó olvidado en los recuerdos del pasado.

Todo dicho y poco hecho… Muchas cosas y nada ya ves. Lo ves.

Día perfecto sólo será aquel en donde se nuble, llueva y salga el sol otra vez.

Todo acabó esperando colores cuando era de noche. Palabras al aire colmadas de reproches.

Un día 8 y nada será… Libreta gastada, hojas en blanco… Mucha tinta derramada… Muchas letras por plasmar.

Se esfuman ilusiones, anhelos al vapor… Se cierra una puerta, se abren caminos…

Entender o no, ya no es una opción… Llega el día 8 y todo terminó.

Sin buscar excusas, ni pedir razón, sin que exista un hasta luego disfrazado de un adiós….

Seguirá septiembre 11 y 12… Así todo el mes. Del 7 al 9 ausente el 8, y sin que se note… Ya lo ves.

No son palabras claras, tampoco nada lo estará… Llega el día 8 y trae consigo el final.

Oportunamente ahora…

Oportunamente ahora.

Ahora que por fin reconcilio a mi mente con mi alma, miro a través del retrovisor y ya no diviso esa enorme interrogante, que parecía no desaparecer del camino que iba recorriendo, mientras la vida pasaba.

Ahora tengo el valor de enfrentarme con mis dudas, y aquellas cosas que jamás alcanzaré a comprender… Ahora puedo, ahora lo haré.

Y justo ahora es cuando finalmente puedo mirar tras las cortinas del rencor, he hecho las paces con el recuerdo… Y dejé de retener al adiós … Ahora que todo acabó.

Ahora puedo sentarme en el diván del pasado y disfrutar de aquello que fue… Lo que jamás será; Ahora ya no es tan oscuro, ahora encendí la luz.

Ahora te pienso, ahora sonrío; Ahora me encuentro viendo como te repites en ti mismo, así como cada noche después de morir el día.

Ahora observando como te esmeras en hacer que te odie… Me vuelco en las memorias del ayer y me las cobro comprendiéndote.

Y ya no maldigo tu bienestar… Ahora me quedo sentada en la orilla contemplado la forma en que te alejas, así como una gaviota en el mar… Mientras deseo lo mejor.

Morir es parte de la vida…

Me levanté a la hora acostumbrada….

Comencé mentalmente a organizar mi día, mientras iba preparando todo para despedirlos a ellos… A ella fué a la que primero le dije hasta luego con una sonrisa y un Dios te bendiga; Luego llegó ese momentito en el que nos quedamos él y yo, a solas; Fué entonces cuando en una breve conversación él me miró y dijo: La muerte es parte de la vida. Lo sencundé sin dudarlo, aunque francamente nunca me había atrevido a relacionar esas dos cosas, que para mi y para muchos, son tan distintas, y desde una óptica lógica, nada tienen en común, supuestamente…

Generalmente los seres humanos acostumbramos a ir por el mundo creyendonos eternos; Contando con la fantástica idea de que la vida es larga, y cualquier cosa puede esperar… En verdad, entendemos que algo como perdonar, amar, ayudar, son cosas que tienen su momento y que sin prisa alguna un día se pueden hacer… Mas, aún desconociendo cuando llegará ese día, no nos preocupamos en lo más mínimo por realizar un esfuerzo para que esto no sea así. Porque queremos ingnorar dentro de nosotros, que un día nos volveremos parte del polvo que cubre la tierra…

Lamentablemente nos acordamos de la muerte cuando le llega a alguien cercano; Entonces, es cuando sentimos miedo, culpa, tristeza… Es justo ese, el único momento en el que nos damos cuenta que estamos de paso, que esta vida física es muy efímera, y que en cualquier momento nos puede tocar a nosotros el descanso eterno… Entonces sólo de este modo, nos sacudimos y eludimos todas esas vanas ideas de dejar las cosas para después. Queremos de repente borrar una herida, demostrar el amor, y hasta dar un perdón o pedirlo si este fuere el caso… Pero… Y si ese alguien ya no está….? Es que no nos detenemos a pensar… Qué pasaría si ya no tienes tiempo….? No nos llega a la mente analizar… Y si eres tú el que esta vez dices “Adios” para siempre….?

La vida es hermosa, para mi es como un regalo que te otorgan sólo porque si… No vivamos pretendiendo que tendremos más días por delante… Asumamos que cada minuto que se le resta a nuestras vidas, es uno que se le va sumando a nuestra muerte… No seamos egoísta con ella, brindemos lo mejor de nosotros… Afloremos las cosas bellas que poseemos y vivamos como si hoy fuera nuestro último día…