Ser tú misma…

reto-2012

Entonces ese día le había dicho que el camino comenzaría, cuando empezara a preguntarse quien era y hacia donde quería ir…

La noté confundida, con la mirada fija en su taza de café; parecía no entender lo que le decía… Tomé otro sorbo y continué hablando… Ella seguía en silencio. Le dije:

Lo único que necesitas es ser auténtica. No derroches tu energía en sostener una identidad ajena a lo que realmente eres… Mantén consciencia de lo que pasa dentro y fuera de ti… Acéptate tal cual eres y no te condenes por ser diferente… Aclara todas tus ideas, busca tu verdad y defiéndela…

Ama tu soledad… Porque sólo ella te enseñará a diferenciar lo verdadero de lo falso.

Anímate a caminar en tu libertad… Despeja tu mente, tu alma y cólmalos de sinceridad.

Comprueba que el verdadero triunfo llega, cuando sabes quien eres, te sientes a gusto con eso… Y tienes el coraje de ser tú misma.

Entonces ella sonrió y nunca más volvió a bajar la mirada… Porque sabía que esa era la mejor opción.

picture1_thumb1.png

Anuncios

Decidió triunfar…

imagesCAQ0ZDZ5

Y así, después de que se le hiciera tan difícil continuar… Ya que el tiempo casi nunca va a favor del viento. Un día, sin dar más vueltas, decidió triunfar.

Empacó sus miedos en bolsas de basura, y los dejó en aquel zafacón que se encontraba en la parte trasera de su casa.

Pero el hecho de decidir triunfar, no era más que comenzar a ver cada problema como una oportunidad para dar con la solución… Darse cuenta de que cada día debía ser una excusa para ser feliz… Comprobar que los límites sólo se encontraban en sus propias debilidades… Entender que lo importante no era llegar a una determinada meta; si no, nunca detenerse en el camino.

Descubrir que de nada sirve pregonar integridad, si sólo se hace lo correcto cuando hay testigos… Sentir que la satisfacción más grande, era poder vivir en paz…  Le dejó de importar si perdía o ganaba… Y solamente quería saber que era mejor persona cada día…

Entonces desde aquel día, hizo las paces con su pasado, porque supo que de esta forma, no dañaría su presente… Comprobó que fracasar era simplemente, cometer un error y no ser capaz de convertirlo en enseñanza; Y que no hay infierno más espantoso, que vivir cada día sin conocer la razón por la que se vive.

Ese mismo día, no sólo decidió triunfar… Si no que decidió salir al mundo, crear su propio camino, sabiendo que ese era sin duda alguna, el mejor momento.

picture1_thumb[1]

Mantenerte en pie…

imagesCAT71YM8

Y es que en algún momento de nuestras vidas, nos hemos sentidos vencidos, como soldado caído en batalla… Conocemos lo amargo que sabe una lagrima, cuando sale sin frenos de nuestros ojos y desemboca en nuestras mejillas, quemándonos el rostro. Hemos cerrados los ojos, fingimos morir… Y no encontramos razones para seguir… Pero de repente, todo cambia… Entonces sobran los motivos para levantarnos… Encontramos los colores que ausentes, habían dejado a nuestros días grises.

Comprobamos que el mundo de afuera carece de sentido; que todo lo que necesitamos está justamente en nuestro interior… Se apagan las voces y todo es silencio… Y es tan hermoso éste, pues, nos susurra todo lo que precisamos oír, sin una sola palabra.

La tierra se sacude… Intenta llevarnos directo al suelo… Miles de tempestades pasan con ferocidad; Y luchamos a toda costa por seguir aquí… Porque tú y yo sabemos que cuesta mucho mantenerte en pie… Y que somos más fuertes de lo que podemos sospechar… Que nada nos estanca, que nada nos derrumba… Porque somos indetenibles… Pero sobre todo porque sabemos que un final, es tan sólo un nuevo comienzo.

picture1_thumb[1]

Comenzar a olvidar…

imagesCA7M2ZWLm

Leer el titulo y pensar… Si, es justo lo que debo hacer; empacar algunas cosas y enviarlas al olvido… Pero qué tanto te ayudaría esto???

Bien dice una frase que: “El pueblo que olvida, está condenado a repetir su historia…” Pues te cuento que eso también pasa con nuestros asuntos personales.

Malgastamos energía, tiempo y vida buscando la manera de cómo olvidar algo, alguien o cosa… Pero nunca nos detenemos a pensar, que impacto tendría en nosotros, no recordar nada de aquello que deseamos borrar de nuestras mentes.

Realmente quedarnos sin recuerdos, es como no haber vivido… Olvidar y borrar algo de nuestra memoria, simplemente nos dejaría sin aprendizaje, entonces no tendría sentido nada.

Duele, es verdad. Cuesta seguir adelante, también es real… Pero recordemos que es imposible perder sin ganar algo, así como tampoco es imposible ganar sin perder algo… Qué irónico no? Pero muy cierto!

Por tanto, es mejor concentrarnos en superar y dejar atrás, hasta llegar al punto en que ya no te duela más, porque olvidar no es productivo.

Sigamos adelante, sabiendo que todo lo que pasa en nuestras vida, sucede por una razón, ya sea que entendamos o no la finalidad de la misma… Es importante dar un pequeño tour por nuestro interior de vez en cuando… Y conocer esa parte de nuestro ser que hasta el momento no sabiamos de su existencia, porque estabamos distraídos con lo que sucede afuera.

picture1_thumb[1]

Y valió la pena…?

imagesCAY7EV8T

Y es que sin pretender en ningún sentido, te llega ese momento en donde comienzas a pensar y sobre todo a darte cuenta, el por y para de aquellas fastidiosas clases de matemáticas, la cual muchas veces no librabas el examen en el primer intento.

Y es justo en ese momento, en donde tu mente se convierte en una calculadora humana… Recuerdas las veces que sumaste esfuerzo en las cosas por las que entendías que debías luchar, sin responderte en ningún momento, si el resultado valía la pena. Te remontas al pasado y te ves en él, siempre ahí, restando atenciones contigo mismo, sueños, aspiraciones muy personales, y sobre todo amor propio. No basta con todo eso, y vuelves a ver en tu mente, aquellos recuerdos de cuando entonces sabías dividir la importancia que podías darle a una situación en particular… Vuelves a verte multiplicando amor, cariño, entrega… Y seguías haciéndolo sin tener aún la famosa respuesta de aquella pregunta que latía en tu cabeza… Será que valió la pena?.

Cierras tus ojos y das un paseo mental… Te ves a ti mismo factorizando cada circunstancia, queriendo dar con la respuesta, ignorando aún el valor de X en la ecuación que tenías en ese momento a mitad de resolver… Elevas a mil cada incertidumbre… Le sacas la raíz cúbica a cada cosa … Y te vuelves a quedar con la misma X, porque te das cuenta de que su valor es cero (0).

Entonces con respuesta en manos, descubres que no eres tan malo en matemáticas… Que muchas cosas arrojan resultados insospechados… Concluyes en que no necesitas ser Einstein para encontrar las variables de la ecuación en la que diariamente nos envuelve la vida, porque el reloj no se detiene.

picture1_thumb[1]

Pequeñas cosas…

imagesCAOWHWGD

Gastamos los días en la espera de realizar algo grandioso, y mientras pasa el tiempo, vamos pasando por alto las pequeñas cosas que van marcando nuestro destino; ya sea con acontecimientos hermosos, que llenan de luz el alma, así como aquellas que sólo ocurren para que acumulemos un determinado aprendizaje, en nuestro andar.

Enumerar esas pequeñas cosas que te agrandan la vida, sería algo interminable… Ya que un sin fin de pequeñeces, logran magnificar de forma casi permanente el sentir de alguien.

Un pequeño esfuerzo continuo en la búsqueda de la realización de algún proyecto, te puede llevar al éxito… Un pequeño gesto, puede alentar a alguien, elevar su animo y mejorar el ambiente… Un pequeño abrazo en el momento oportuno, le puede llegar a salvar la vida a una persona… De igual forma una pequeña palabra, puede devolverle la esperanza.

Entonces recordemos que el vehículo que nos conduce a la grandeza del espíritu, son las pequeñas cosas que van pasando en nuestras vidas, esperando a que algo grande suceda, mientras el tiempo pasa.

picture1_thumb[1]

Establecer prioridades…

imagesCA4AIKM8

Y la vida… Con sus altas, bajas, alegrías, tristezas, victorias y fracasos… Sigue adelante, y nunca se detiene; sin embargo hay momentos que nos obligan a hacer una pequeña pausa en la misma, sólo para que podamos poner en orden algunas cosas que no marchan conforme a lo que realmente queremos.

Contínuamente solemos llamar lecciones a todos los momentos “malos” de los cuales hemos sacado algún aprendizaje en nuestras vidas. Y a la medida en que vamos enfrentando estos tipos de situaciones, descubrimos cuales son las verdaderas prioridades de la existencia misma.

Y decir prioridad, es sólo un término en donde se resumen las cosas importantes o que representan algún tipo de urgencia en nuestro vivir. Por tanto es muy saludable llegar a conocer cuales son las cosas que verdaderamente merecen ser incluidas en este renglón.

Generalmente cuando nos toca nombrar las prioridades de nuestras vidas, comenzamos por colocar los nombres de aquellos que significan algo especial para nosotros; luego continuamos con los sueños, proyectos, y un sin número de cosas materiales. Es frustrante tener que atravesar por momentos desafortunados, para entender que las personas no siempre se quedan, que los sueños se quiebran, y que lo material no llena. Luego compruebas que empezaste mal, y que la palabra “Yo´”, es la que debe encabezar tu lista de prioridades.

Cuando logras vivir de acuerdo a tus prioridades, notas que hay muchas cosas innecesarias que consumen tu valioso tiempo; las eliminas, y en tu nueva hoja en blanco comienzas a plasmar lo que de verdad vale la pena. Aprendes a ser firme y dices NO, sólo para decir Si a lo realmente importante. Entonces vas descubriendo el secreto de la felicidad.

             picture1_thumb[1]