De esos días…

Suena trillado decir que la vida es bella; sobre todo cuando todos sabemos que no siempre lo es. Que existen días en los que no sabes la razón exactamente por la que te vas a levantar… Que resulta mas molesto de lo habitual el sonido de la alarma, y que definitivamente no quieres aceptar que amaneció.

Porque ya ha pasado el tiempo, y has visto que no todo es como una vez lo imaginaste.

Que probablemente te han llegado a herir aquellas personas a las que les diste lo mejor de ti; que fracasaste en otro intento por alcanzar algún objetivo, y que sin darte cuenta, descubres que el sabor de otra decepción siempre suele ser más amargo que la anterior.

Y existirán de esos días cuando después de haber volado por todo lo alto, caes de repente más abajo del asfalto. Pero también durante ese mismo día sabrás que está en tus manos decidir lo que harás con ese nuevo amanecer, y que valdrá la pena sonreír por simplemente estar vivo… Recuperar la fe, la confianza en ti mismo y volver a comenzar, convirtiendo un día de porquería en otra oportunidad.

Publicado en Realidades

Irreversible…

En un sorbo de cafe

Resulta cómodo cuando todo se encuentra a nuestro favor y sentimos que el universo conspira para que cada cosa vaya ocupando el lugar que le corresponde…

Cuando eso ocurre todo resulta fácil, no hace falta pensar ni analizar ninguna decisión, todo va fluyendo así como nos gusta, así como queremos.

Pero esa magia dura poco; chocamos de repente con la realidad de un mundo tan imperfecto como nosotros, en el que de vez en cuando nos toca echarnos al mar, romper el equilibrio que brinda la tierra y abandonarnos a lo que sucederá después…

Y es ahí cuando llega el momento de saber que tan buenos marineros somos; Izamos las velas… Tomamos el control del timón y seguimos adelante; porque no hay mejor opción, es ahora. No importa lo grande que sea la tormenta, estamos conscientes de que esto sigue, y que de eso se trata, ir sin vuelta atrás aunque no divisemos la orilla. 

Publicado en Realidades

A sorbos de café…

En un sorbo de Cafe

Casi todo el que me conoce coincide al describirme como alguien que sabe escuchar… Creo, y sin dejar a un lado la humildad, que ésta es una de las virtudes que logro proyectar con más facilidad; aclarando que últimamente no tiendo a mostrar mucho de mi, y quizás es porque a duras caídas la vida me ha enseñado que es mejor así.

Escuchando, he aprendido tantas cosas que en dos vidas no alcanzaría a saber.

Cada cabeza es un mundo, ciertamente no hay dudas de eso… Cada persona es una historia que se renueva en cada paso y basta con prestar un poco de atención para descubrir las diferencias y similitudes que tenemos en común. A pesar de que nos resulta muy fácil juzgar las acciones ajenas, es casi seguro que de encontrarnos en la misma posición de los demás actuaríamos igual o de peor manera.

Entonces seamos más realistas, sinceros; y no señalemos a nadie aunque no estemos de acuerdo con la razón de su proceder… Recordemos ser amables, empáticos y sobre todo humanos. Porque diariamente cada uno está librando una batalla personal en soledad y generalmente su alrededor lo ignora.